El Nuevo Diario - page 8

Métodos
Los métodos de intimidación y resistencia a la
autoridad policial son variados.
Aguja con sangre:
es el más temerario de todos.
Cuando llega la Policía a detener a alguien, algún
amigo o familiar se pincha con una aguja y busca
pinchar al uniformado diciendo “tengo Sida”. Evi-
dentemente pone en una disyuntiva al policía, o
cumple con su deber o protege su salud y su vida.
No hay información oficial sobre contagio de HIV a
un efectivo en casos como estos.
Agua caliente:
es otro de los usos que habitual-
mente implementan familiares de delincuentes. Al
llegar la Policía, les arrojan agua hirviendo, al mejor
estilo de las invasiones inglesas. En muchos casos
cumplen el cometido de evitar la detención.
Los perros agresivos:
hay varios casos de poli-
cías heridos por mordidas de perros, en especial
de raza pitbull o rottweiler. Fuentes policiales han
confirmado que esas razas son elegidas por los
delincuentes, los crían y los tienen en sus domici-
lios para evitar un eventual accionar policial,
como detenciones y allanamientos.
Piedras:
es el método más común que ha gene-
rado no solo daños materiales importantes en
las unidades policiales, sino también muchas le-
siones en los uniformados y algunas bastante se-
veras. Esta modalidad para abortar un operativo
policial no es nueva en San Juan, como mínimo
tiene diez años de ser utilizada. Por los daños que
genera en las unidades es que se decidió proteger
ópticas y vidrios con un enrejado especial. No obs-
tante las agresiones han continuado y en algunos
casos hasta incendiaron alguna unidad.
Viernes 1 de diciembre de 2017
8
CADA VEZ SE REGISTRAN MÁS ATAQUES A MÓVILES
Cuando la delincuencia
quiere meter miedo a la Policía
En barrios conflictivos ata-
can a los efectivos policia-
les, Bomberos y hasta a las
ambulancias. También les
roban y amenazan con in-
fectarlos con HIV. Buscan
evitar detenciones y allana-
mientos. El orden empieza
a subvertirse.
C
ada vez es más común que
cuando la Policía intenta ac-
tuar para detener a un delin-
cuente en su domicilio, se encuentre
con la resistencia de familiares y ami-
gos del sujeto. El rechazo pasa decidi-
damente por la agresión a las fuerzas
policiales con un abanico de métodos.
Es la manera que encontraron para
darle tiempo al delincuente para que
escape o, que al menos, pueda escon-
der lo robado. En el caso de evitar alla-
namientos, buscan por lo general
proteger la presencia de drogas en
sus domicilios y, en algunos casos,
armas de procedencia desconocida.
l l l
Al principio era solo cuando iban a de-
tener a un sujeto, pero con el correr
del tiempo se extendió a las ambulan-
cias que iban a asistir heridos al lugar
del hecho y trasladarlos al hospital. A
tal punto llegó el tema que ya los pro-
fesionales asisten a determinados
lugares solo con custodia policial.
l l l
Sin embargo, el tema sigue dando
para comentar. El último fin de se-
mana, una dotación de Bomberos fue
a extinguir un incendio y en medio del
operativo, le desmantelaron la auto-
bomba. Si bien rápidamente dieron
con los efectos y detuvieron a los
autores, el hecho sigue siendo repu-
diable.
l l l
Todo esto pone en debate qué debe
hacer la Policía, Bomberos y ambu-
lancias en casos que ocurren en lu-
gares inseguros. Durante mucho
tiempo la Policía trató de desmitificar
el hecho que
“había lugares en los
que no podía entrar”
, ahora la situa-
ción adquiere dramatismo porque son
los profesionales de la salud los que
se niegan a entrar a sitios complica-
dos, salvo custodia policial, aunque
cuando ven aparecer a los policías
tanto ambulancia como patrullero re-
ciben piedras.
l l l
Hoy los autores de estos hechos, si
son detenidos inmediatamente, son
juzgados bajo el sistema de flagrancia.
Sin embargo no es suficiente, no es
escarmiento, nada los detiene. ¿Cuál
es la solución?
—¿Cómo va a solucionar la Policía
los ataques que sufre cuando va a
lugares conflictivos?
—Preservando la actividad que se
hace. Es algo que no pasa solo contra
la Policía, hay guardias en hospitales
en las que se golpea a los médicos, es
un problema social y no solo de la Poli-
cía. Nuestra prioridad es ir adonde nos
convocan a través del 911, aun sa-
biendo que nos van a recibir así, habrá
que reforzar y aguantar.
—¿Esto da lugar para que se gene-
ren enfrentamientos entre la fuerza
y los que resisten?
—Nosotros vamos y si hay que dete-
ner a alguien lo haremos y si alguien
se resiste, también.
—¿Hay alguna indicación especial
por si hay que intervenir, por ejem-
plo asistir sin armas?
—No, la Policía está sin armas en
eventos deportivos, espectáculos o
marchas por una temática social, pero
cuando hay una llamada por un hecho
delictivo se va con armas.
—A partir de lo sucedido con la au-
tobomba, ¿será necesaria la presen-
cia de la Guardia Infantería en cada
hecho de estos?
—Diferenciamos cuando se va a dete-
ner a alguien a una zona conflictiva y
se va con refuerzos, pero es estúpido
y suicida atentar contra un camión de
Bomberos que te van a
ir a apagar un incendio
y salvar tus bienes.
Estos fueron antiso-
ciales que atacaron a
los bomberos, pero
no es lo más común, a
diferencia de otros luga-
res del país que in-
gresan las
ambulancias y
las apedrean
porque si in-
terviene el Es-
tado, los jefes
pierden
poder.
GUSTAVO FARIÑA –
SECRETARIO DE SEGURIDAD
“Ante un hecho
delictivo, la
Policía va armada”
Así quedó un móvil policial en la
Villa Marini. En los últimos tiem-
pos estos ataques se volvieron
habituales.
1,2,3,4,5,6,7 9,10,11,12,13,14,15,16,17,18,...32
Powered by FlippingBook